ELIMINACIÓN DE TATUAJES

CUIDADOS POSTERIORES

El proceso de eliminación de tatuajes con láser es un procedimiento simple, pero para asegurar un resultado óptimo, el tratamiento posterior es de extrema importancia y debe de ser tratado con cuidado. 

 

Aquí te daremos algunas recomendaciones que te ayudarán a no sufrir efectos secundarios negativos, así como costras y ampollas que suelen salir. 

Recomendaciones a tener en cuenta después del proceso de

eliminación de tatuaje con láser

 

El láser por sí solo no debe dejar marcas ni cicatrices, aunque sí son un riesgo a falta de cuidados posteriores adecuados o en pieles sensibles al procedimiento. Si te cuidas y sigues estas recomendaciones, no deberías de preocuparte por la generación de cicatrices; además, tu piel sanará de forma más eficaz y con mejores resultados por sesión.

 

  • En TDR, aplicamos una venda adhesiva sobre el área del tatuaje tras el tratamiento. Esta venda ayudará a hidratar la zona, evitar infecciones, evitar la generación de costra y minimizar el riesgo a que salgan ampollas. Esta venda se deberá dejar puesta durante 5-7 días. Después de usar esta venda, mantenga la piel al aire libre, ya que es importante que se ventile. 

 

  • El uso de pomadas de tratamiento es una de las más importantes. En TDR, te incluimos una pomada que deberás aplicar tres veces al día sobre la piel donde estuvo el tatuaje durante la segunda semana (tras haberle retirado la venda adhesiva). Entre cada aplicación de pomada, será importante lavar bien la zona con jabón neutro y secar con una toalla limpia presionando suavemente sobre la zona y sin arrastrar inmediatamente después del lavado. 

 

  • Durante el periodo de tiempo en el que su piel está sanando le pueden salir ampollas. Es parte del proceso de sanación de la piel y le pueden durar de cuatro a seis días. Le recomendamos que no se quite las costras ni ampollas que le salgan; dejen que se caigan de forma natural. Removerlas sin que estén listas puede traerle riesgos de infección, provocando que la piel no cicatrice de forma adecuada. 

 

  • El uso de pomadas regenerantes también son importantes para el buen cuidado de quemaduras de segundo grado, resultado de la eliminación de tatuajes con láser. Nosotros recomendamos aplicar una ligera capa de crema dos veces al día durante la tercera y cuarta semana tras la sesión de láser. 

 

  • Se recomienda evitar playas, albercas, spas, saunas, e hidromasajes hasta que las costras y ampollas le sanen. Las bacterias presentes en el agua podrían causar infección, no permitiendo la buena cicatrización de la herida.

 

  • Es importante evitar la exposición al sol o rayos UVA en la zona tratada durante los 15 días posteriores (como mínimo) a cada sesión y utilizar siempre crema protectora.

Si presenta molestias de otro tipo de las anteriormente mencionadas acuda al médico de inmediato.